miércoles, 20 de junio de 2012

Mujeres trans: su realidad, la vulnerabilidad.


Carolina  es una mujer trans. Ella, como muchas mujeres en Bogotá tiene muy poca información sobre lo que significa el VIH, como pueden infectarse y sobre todo como puede prevenirse. Siendo una mujer trans tienes pocas oportunidades laborales. Aunque hace algún tiempo trabaja en una peluquería, sus oportunidades laborales se reducen debido  a la deserción escolar a temprana edad, debido a la discriminación por su identidad de género. 

Este trabajo aunque le brinda dinero para comer, pagar arriendo y enviar dinero a su casa en Soledad Atlántico, no es suficiente para cubrir todos los gastos. Razón por la cual  de vez en cuando se ve obligada a ejercer la prostitución.  Finalmente,  Carolina tiene serios problemas a la hora de ingresar al sistema de salud, debido a su identidad de género, ella es tratada por su nombre masculino y, además, los funcionarios/as de salud no están preparados(as) para las necesidades de Carolina.

El caso de Carolina se repite constantemente en Bogotá, aunque es una persona con los mismos derechos que todas las que habitan esta ciudad, es agredida por la  policía, golpeada  y violentada sexual y físicamente por su identidad de género; adicionalmente ante la negación del sistema de salud se ve obligada a acceder a tratamientos caseros para modificar su cuerpo, todos estos elementos configuran la vulnerabilidad que envuelve a Carolina.

Aunque el tema del VIH es conocido por las mujeres trans, principalmente aquellas en ejercicio de la prostitución, son muy pocas las que realmente exigen a sus parejas el uso de preservativos, sin mencionar aquellas que ejercen la prostitución y  quienes en muchas ocasiones son explotadas  laboral y sexualmente, no permitiéndoles acceder a  preservativos con facilidad; arriesgando sus vidas al prestar un servicio sin protección.

Este panorama es conocido por la Alianza VIH Bogotá,  proyecto que nace  con recursos del Fondo Global y que busca mitigar la infección del VIH en Bogotá.  La Alianza ha venido entregando  preservativos a  mujeres trans, principalmente en zonas donde se  ejerce la prostitución. Además de la entrega de condones,  la Alianza realiza jornadas de capacitación sobre Derechos Sexuales y Reproductivos, Derechos en Salud, eliminación del estigma y la discriminación y dentro de todos estos se informa de la importancia de usar el condón durante todas las relaciones sexuales como único medio para la prevención del VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual, adicionalmente se crean espacios libres de barreras administrativas, estigma y discriminación donde estas mujeres pueden acceder a la asesoría y prueba voluntaria para el VIH. 

Aunque este esfuerzo lo han venido realizando diversas  instituciones durante años, el peligro aún es latente y  las posibilidades de infección de VIH para una mujer Trans especialmente aquellas que se encuentran en el ejercicio de la prostitución son altas, estas crecen aún más si no hay suficiente información, sensibilizadas sobre la importancia del uso del preservativo y el acceso es limitado a estos mecanismos de protección.

Personas distintas, derechos iguales.  

Usa condón, protégete.

VER:  
Guía de prevención Mujeres Trans  y VIH/Sida- UNFPA
Guía de salud para mujeres trans trabajadoras sexuales - COGAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada